Puedes someterte a varios tipos de cirugía dental en Toledo, pero cuando visitas a tu dentista de confianza y te dice la palabra “extracción”, es muy probable que salgas asustado de la consulta.

A pesar de ser una técnica muy común en todas las clínicas dentales, a nadie le entusiasma la idea. Pero no debes preocuparte, ya que tu dentista mantendrá todo el proceso bajo control y te marcará unas pautas para una perfecta preparación previa.

Después de esta cirugía dental en Toledo, tu odontólogo te recomendará unos cuidados postoperatorios que te ayudarán a la temprana recuperación de tu salud bucal.

En primer lugar, es importante que mantengas una dieta especial durante los días posteriores a la extracción, tomando alimentos blandos y fríos, como yogures, batidos, helados, zumos o caldos. Tampoco debes fumar ni beber alcohol para no ralentizar la cicatrización.

Además, debes descansar de toda actividad física y no hacer grandes esfuerzos ni movimientos bruscos, ya que el movimiento de la sangre podría desplazar hacia otras partes del cuerpo los coágulos que se formen en la herida.

Si tienes ligeras molestias e hinchazón en la zona cercana a la herida, aplica un paño con hielo envuelto o compresas frías en ella durante un cuarto de hora. Nunca apliques hielo directamente sobre la piel, ya que podría ocasionarte daños.

No es aconsejable tocar la herida ni presionar fuertemente en ella con la gasa que te ha colocado el dentista, puedes hacerte más daño e interferir en el cierre de esta. Tampoco te enjuagues o escupas durante las primeras horas después de la operación.

Para mantener la boca limpia cepíllate los dientes con cuidado, especialmente cuando tu cepillo se acerque a la zona de la herida.

Aparte de estas pautas generales, debes seguir detalladamente las marcadas por nuestro equipo de la clínica dental Perioim, donde te proporcionaremos una ayuda más personalizada.